Arte: Fernanda González

Ir ao artigo em português

Comerse el mundo no aplaca el dolor de

tripa. 

Como la serpiente que

es, 

el intestino recorre los rincones del

cuerpo, 

buscando un lugar donde

anidar, 

para gestar el dolor inmenso que ha

recibido. 

Se arrastra por la

carne, 

recorre los

pliegues, 

las

cavidades. 

y dentro de la maraña de

tripas 

encuentra un

hueco: 

entre las

costillas, 

se protege a sí

misma. 

Y espera, 

Espera, 

espera a que el pellejo

suplique, 

a que el cuerpo se

contorsione, 

a que los huesos le

atrapen 

y el sufrimiento le haga mostrar los

dientes. 

Se

derrama, 

inunda el

pecho, 

se

desborda 

y

escapa.

.
Arte: Fernanda González

Serpente de água salgada

Por Fernanda González

Tradução: Amanda Martínez E.

Comer o mundo não apazigua a dor de 

barriga.

Como a serpente que 

é, 

o intestino percorre os cantos do 

corpo,

buscando um lugar para 

aninhar-se

para gestar a imensa dor que ele 

recebeu.


Rasteja pela 

carne,


passa pelas 

dobras,

pelas 

cavidades

e por dentro do emaranhado de 

tripas

encontra um 

buraco:

entre as 

costelas

protege a si 

mesma.

espera. 

Espera,

espera que a pele suplique

espera que o corpo se 

contorça

que os ossos a prendam 

e o sofrimento lhe faça mostrar os dentes. 

Se 

derrama,

inunda o 

peito, 

transborda,

escapa. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.